¿Por qué conocer tu mercado objetivo es importante?

Si no tienes claridad sobre quién es tu cliente ideal, es muy difícil que tu negocio tenga éxito.

Una de las razones más frecuentes de por qué los emprendimientos fracasan es porque no tienen su público objetivo bien definido.

Si tu piensas que tu mercado objetivo es cualquier persona, o que tu producto o servicio le sirve a todo el mundo, entonces este blog es para ti.

No conocer a tu público objetivo es como tener un barco sin velas

¿Un barco sin velas? Sí, sin velas. 

¿Qué le pasa a un barco sin velas? Se mueve para donde lo lleve el viento. Y, querido emprendedor, no queremos que eso te pase a ti.

Cuando tienes claridad de quién es tu público objetivo puedes:

  1. Realizar mejores segmentaciones de tus campañas de publicidad en redes sociales.
  2. Diseñar mejores contenidos en tus plataformas.
  3. Elegir los medios de comunicación apropiados para conectar con tu audiencia.
  4. Crear una estrategia que parta del individuo y no del producto.
  5. Y por supuesto vender más

Cuando emprendemos, generalmente partimos del producto, creamos un producto que creemos será perfecto para solucionar un problema.

Si partes del producto y no de la necesidad real que tiene una persona para solucionar un problema, puedes tener el producto más espectacular del universo que no vas a vender nada (o venderás muy poco), porque tu producto no está enfocado a solucionarle el problema a una persona.

No es lo mismo decir que tu cliente es todo el mundo a decir que tu cliente son madres, cabeza de familia que les gusta el sushi. 

¿Ves por dónde vamos?

Revisemos este ejemplo

La compañía Perita Mordida ha creado un producto innovador para las personas amantes de las peras.  Es un abono especial, sin agentes químicos ni contaminantes que evita que los cultivos de peras sean infestados por bichos,  proporcionando así unas peras saludables y bonitas.

Cuando se disponen a vender su abono, el equipo de la Perita Mordida determina que este producto se va a vender en los viveros y supermercados, porque uno de los socios tiene contactos directos en varias cadenas de distribución. 

Así que lanzan sus campañas de mercadeo, distribuyen su planilla de vendedores en todos los supermercados y viveros de la ciudad. 

Después de un par de meses en campaña, sus ventas no están justificando la gran inversión en publicidad, mercadeo y el ejército de vendedores que tienen en la ciudad.

Extrañados y sin entender qué pasa, se reúnen a pensar en otras estrategias para vender el producto.

Quizá si cambian el empaque, quizá si los anuncios usan otros colores o ¿qué tal si contratan a un influencer para que promocione el abono?

Hasta aquí todo normal ¿no? Es lo que cualquier persona de negocios hubiera pensado. 

Pero hay algo importante y básico que están dejando por fuera de la mesa.

Don Esteban Mercado, un conocedor en innovación del agro y el mercadeo, es invitado a una de las reuniones de la Perita Mordida. 

Este personaje muy particular les hace una pregunta: ¿Han hablado con su cliente? Todos se quedan boquiabiertos, pues a ninguno se le había ocurrido que hablar con el cliente podría traer alguna solución a su falta de ventas. 

Así que el equipo de la Perita Mordida cambia a su planilla de vendedores por una de encuestadores para hablar directamente con el cliente del vivero y del supermercado, para escuchar lo que tiene que decir sobre por qué no compra ese producto tan revolucionario que le permitirá tener las peras más bonitas y saludables que se puedan encontrar en el mercado.

Después de hablar con los clientes, el equipo de la Perita Mordida se da cuenta que su cliente potencial no está en viveros o supermercados en la ciudad, sino que su mercado objetivo está en el campo, y es quién siembra y cosecha las peras.

¿Veías venir esta revelación?

El ejemplo puede resultar fácil de predecir, pero así es como se ven las cosas cuando alguien externo analiza el problema de ventas que pueda tener una compañía.

[QUIZÁ TE PUEDA INTERESAR CÓMO IDENTIFICAR TUS COMPETIDORES]

Ahora te invitamos a que te pongas los lentes de un agente externo, hables con tu cliente ideal y analices si realmente tu empresa tiene claro quién es su mercado objetivo. 

Puede que te sorprendas y resulte que tu producto tiene un mercado objetivo que ni siquiera habías considerado. 

Recuerda que la clave está en la comunicación: escuchar más que hablar es la clave del éxito. 

¿Ya la tenías clara? Compártenos en los comentarios quién es tu mercado objetivo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s